La Eutanasia, ¿ha llegado el momento?

La Eutanasia, ¿ha llegado el momento?

17 julio, 2016 / Comprender la Muerte

Este artículo lo escribí después de haber vivido muchas eutanasias en mi trabajo como veterinario. Mi objetivo es ayudar a los animales y a sus dueños a pasar por este trance con la mayor conciencia y tranquilidad. Considero clave para vivir, entender la muerte. Gracias en gran parte a las enseñanzas recibidas de los animales, la compresión sobre cómo sentir la muerte se integró en mí. Por todo esto, y siendo consciente del equilibio que aporta aplicar estas enseñanzas, comparto este artículo tan especial para mí en Ralaya.

La Eutanasia, ¿ha llegado el momento? Esta pregunta me la he planteado muchas veces a lo largo de mi vida profesional como veterinario.

Recuerdo una vez en la que un cliente, al que le tengo un especial aprecio, me llamó para realizarle la eutanasia a su perro. Éste tenía un cuadro clínico extremadamente complicado, presentaba un cáncer de hueso muy severo. Llegué a la casa y observé a los dueños apenados, estaban decididos a dar este último paso debido a la situación, así que accedimos a la zona donde nos esperaba el animal. Cuando lo observé sentí que, de alguna manera, él aceptaba su situación clínica pero que aún no estaba preparado para dar ese paso. Apenas llevaba unos meses trabajando y la verdad es que, si se valoraba la situación con un sentido normal, la opción de la eutanasia era la más acertada. Así pues, me dispuse a ello con todo mi cariño.

Cuando ya estaba todo a punto, inicié el proceso con una dosis generosa. Lo que sucedió a continuación me dejó frío. El animal luchaba contra el eutanásico, por lo que le costaba dormirse. Debido a esto, administré otra inyección, la dosis era ya el doble de lo normal. Con ésta otra, el animal se quedó dormido como si de una anestesia se tratara pero no dejaba de respirar. Yo permanecía incrédulo, descolocado emocionalmente, no era capaz de asimilar la situación. Entonces pensé en administrar más producto, el problema era que no lo llevaba conmigo. Recuerdo que llamé por teléfono por si algún compañero me lo podía acercar pero nadie estaba por aquella zona. Así que, resignado, volví al lugar donde se encontraba el animal. Allí, los dueños, que estaban intranquilos como yo, intentaban ayudarme en el proceso porque veían lo mal que lo estaba pasando.

Ante esta situación lo que hice fue sentarme al lado del perro y observar su respiración (se encontraba dormido). No tenía más eutanásico, por lo que decidí serenarme y esperar a su lado para ver como evolucionaba. En ese tiempo lo único que me quedaba, tal y como se dice coloquialmente, era rezar. Mientras acariciaba su cara le hablé mentalmente, le pedí perdón por todo lo que estaba pasando y le dije que era libre para marcharse, que sus dueños lo querían y que habían decidido dar este paso porque lo veían sufrir. La verdad es que, después de esto, el perro dejó de respirar.

Desde ese día siempre les hablo a los animales en el momento de la llegada de su muerte. Con el tiempo me di cuenta de que ellos a veces tenían miedo a ese proceso y que no estaban preparados para irse. Por este motivo, acompañarlos transmitiéndoles tranquilidad y seguridad es muy importante.

Hubo otro animal que también me dio una lección que nunca voy a olvidar. Ocurrió un sábado, hace cuatro años. A primera hora de la mañana, ingresó de urgencia un perro cruce de sabueso y grifón en estado de shock, con dolor y convulsiones extremadamente fuertes. Los anticonvulsionantes habituales no le hacían nada. La situación era tan complicada que decidí inducir un plano anestésico profundo como último recurso para controlar las convulsiones. A lo largo de la mañana, en cuanto al animal se le suavizaba el efecto del anestésico, volvía a convulsionar. Por los datos clínicos todo pintaba muy mal, así que el dueño me dijo: “Javier, haz lo que consideres oportuno, lo dejo en tus manos”.

El plan consistió en ir viendo como iba evolucionando a lo largo de la jornada. Eran las seis de la tarde y la situación continuaba sin mejorar. Es más, empeoraba, se necesitaban mayores dosis de medicación para mantener las convulsiones y triples dosis de fuertes analgésicos. Conmigo estaba mi gran amigo Jaime, también veterinario, que había venido a hacerme una visita. Ante esta situación, la eutanasia parecía lo indicado. Como había tenido otras experiencias anteriores y ya había desarrollado por esa fecha un buen método de testaje, decidí realizar un test radiestésico al animal. El resultado fue que quería la toma de dos homeopáticos y ni hablar de la eutanasia. Decidimos confiar en lo testado y así lo hicimos. A las dos horas no nos lo podíamos creer, el perro estaba despierto, sentado y no convulsionaba. Recuerdo perfectamente su mirada fija puesta sobre nosotros. Yo, incrédulo, escuché a mi amigo Jaime decir: “Ahora sí creo en estas cosas”. Al día siguiente, el perro caminaba y el dueño no se explicaba cómo podía hacerlo. Este animal vive a día de hoy.

He hablado de dos casos en los que la eutanasia parecía la solución ideal y después se vio que no era así. Existe también la situación en la que un dueño no deja que su animal se vaya. Esto lo viví muchas veces, el apego de la persona y el miedo a la muerte hacen que este proceso sea más difícil. Durante el mismo, vi como algunos animales simplemente estaban esperando a que su dueño estuviera preparado. Normalmente, cuando la persona acepta la situación, el desenlace es armonioso. Si, digo armonioso. Ver y sentir como dejan este mundo es una lección que nos regalan con todo su amor.

Lo que escribo a continuación está basado en la experiencia de una persona llamada Silvia, hacia la cual siento una gran admiración. Silvia tenía dos perritas, Kopy y Badú. Durante estos tres últimos años he visto como cada día aprendía de la convivencia con sus animales. Recuerdo como fue el proceso cuando se murió Kopy (Badú, a día de hoy, vive). Días antes, Silvia estaba nerviosa porque intuía que su compañera llegaba a su fin. Preocupada por su animal, me llamó y comentó la situación. Yo, que conocía bien el caso, decidí hacer un testaje y darle la información que sentí. Le di un tratamiento muy emocional con esencias florales y homeopatía para preparar a la perrita, ya que por mi experiencia, los animales tratados con estas terapias naturales afrontan de una manera muy equilibrada el proceso de la muerte. Hablé con Silvia y le dije que teníamos que estar tranquilos y esperar a que kopy marcara sus pasos.

En estos casos siempre recomiendo que nosotros, las personas, hablemos con nuestro animal para darle las gracias por su compañía y por todo lo vivido; después, que le pidamos perdón por si alguna vez no hicimos las cosas bien; y, por último, lo liberemos de nuestro lado diciéndole que es libre para marcharse. Creo que estas tres cosas son muy importantes en este proceso de despedida. Silvia hizo todo esto, pero su intranquilidad con la muerte en general hacía que estuviese un poco asustada. Dos o tres días después, me llamó para decirme que su perrita se acababa de morir en casa, que lo había hecho de una manera tranquila y hermosa, sin sufrimiento. Simplemente se había ido con mucha serenidad. Sentí una emoción inmensa por la lección que Kopy nos acababa de dar. Recuerdo muy bien que Silvia me dijo: “Javi, mi concepto sobre la muerte ha cambiado”.

Muchas veces los seres humanos tenemos la oportunidad de un aprendizaje personal al ver morir a nuestras mascotas. Sí, suena duro, pero si lo reflexionas verás que nos enseñan tanto acerca de este proceso que nos ayudan a asimilar la muerte como un paso más de la vida. Este fue el caso de Silvia y otras personas con las que compartí momentos similares

Para finalizar, me gustaría dar respuesta a la pregunta planteada en el título de este post. La eutanasia puede ser necesaria en determinadas ocasiones, ya que evita sufrimientos innecesarios. En ocasiones, el propietario retrasa esta decisión porque no quiere separarse de su animal y porque tiene un concepto de la muerte equivocado, en el que el miedo está muy presente; a pesar de que, en estos casos, suele haber síntomas de que el animal no quiere seguir aquí, por ejemplo: no come, rechaza las medicaciones, está triste, pasivo, no mueve la cola, etc. Otras veces, nos precipitamos en esa decisión porque pensamos que por tener una enfermedad incurable o porque al animal apenas le quedan quince días, no merece la pena seguir. Para nosotros solo son quince días, pero para tu animal pueden ser muy importantes ya que durante ellos se prepara, se despide y nos da su última lección de vida.

Como sé que en esos momentos es difícil saber tomar la decisión acertada, yo siempre digo que confiéis en vuestra sensación más interna, que no os dejéis influir por la mente o por lo que otras personas ajenas digan. Y recordad que, sea cual sea la decisión que toméis, existen tres acciones que considero fundamentales:

– Dar las gracias a vuestro animal por haber compartido su vida con vosotros y por todo lo aprendido a su lado.

– Pedirle perdón por si nos hemos equivocado alguna vez con él, incluso si a lo mejor en ese momento nos equivocamos con nuestra última decisión.

– Por último, recordadle su libertad para marcharse y así ofrecerle nuestro verdadero amor.

Estas tres acciones hicieron que la tranquilidad siempre estuviera conmigo ante una situación donde la muerte estaba presente. Sé que a muchos de mis clientes también les ayudó y pude ver como el proceso de la muerte (bien fuera asistido o no) puede llegar a ser liberador.

Recuerda que el momento en que tu animal esté cercano a su último paso, será una excelente oportunidad para ofrecerle todo tu amor y para crecer como persona

Javier Rocha
Coach para la Identidad y el Liderazgo Personal y Empresarial
Médico Veterinario especializado en Medicina Holística

error: